La palabra de Dios es tu fortaleza y tu seguridad de perdón.

Dos personas conocí:   Pedro, tenia 32 años cuando le fue infiel a su esposa. La condenación y las consecuencias que vinieiron a su vida por causa de su pecado eran desastrosas. La mayoria de la gente que se dice muy religiosa, son las que menos estan dispuesas a perdonar. Su esposa no le perdonó, sus hermanos cristianos no le perdonaron, pero Pedro en su miseria se hincó de rodillas y le rogó a Dios por perdón y restauración y Dios le escuchó.
Años despues el vive una vida exitosa, mientras que su exesposa, y sus “hermanos” cristianos siguen consumidos por el  odio.
También conocí a David. El cometió el mismo error, y tambien como a Pedro, ni su esposa, ni sus hermanos cristianos quisieron perdonarle y darle otra ooprtunidad a pesar de su arrepentimiento. Un dia platiqué con el y le recordé que ni las exesposas, ni los pastores, es más, ni su padre o madre representan el perdón de Dios. De hecho, la biblia claramente nos enseña que:
Salmo 27:10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá…
¿Lo miras? Le dije:  Aun si tu madre te abandona, Dios está dispuesto a no abandonarte.  Pero David seguia mirando hacia atrás cada día buscando el favor y el reconocimiento de los que lo rechazaban, lo calumniaban y lo habian abandonado.  Años despues, David está inmerso en el vicio del alcohol y las   drogas, y siempre que me lo encuentro en la calle, me recuerda que tan ingratos fueron aquellos que lo rechazaron, y aun no puede aceptar el perdón de Dios.
Espero, amiga, amigo, que tu si estes dispuesto a aceptarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *